MANATIAL DE GÁNDARA……………………

By: Author KEYKOAPosted on
86Views0

El manantial de Gándara fue descubierto en 1872 por el licenciado en Medicina y Cirugía D. Sabino Enrique Peinador Vela (1847-1917). Decía que estando Peinador en Pontevedra, le llegó unas de las copias en las que figuraba el informe sobre las aguas de Troncoso que Domingo Blanco repartiera, animándolo a visitar las aguas.

Así, y junto con un ingeniero, recorre la cuenca hidrográfica de la comarca, encontrando el manantial de Gándara, que en estado primigenio no era más que una charca escavada en la tierra de aproximadamente un metro cuadrado y en la que podía advertirse la salida de numerosas burbujas. Tras las posteriores inspecciones, concluyeron que se trataban de aguas fuertemente mineralizadas, y o Sr. Peinador adquirió las tierras pantanosas en las que brotaban dichas aguas, asociando a su hermano Ramón, abogado de profesión.

En 1873, después de realizar los análisis pertinentes, las aguas obtuvieron la declaración de Utilidad Pública, y el 22 de febrero de ese mismo año Ramón Peinador solicitó la autorización necesaria para la apertura del “Establecimiento de aguas minerales acídulo alcalinas carbónico-ferruginosas de Mondariz” en el lugar Chan de Gándara, lo que fue aprobado el 16 de junio.

Las primeras obras para su acondicionamiento conllevaron un destierro que permitió comprobar como la agua surgía en una hendidura desde un suelo granítico a 18º C de temperatura, el tiempo que dejaron al descubierto restos de caños que hacían suponer la existencia de anteriores explotaciones. De este modo, las aguas quedaron ya captadas, saliendo al exterior por medio de tres caños, dos destinados a llenar las bañeras y uno para beber.

La fuente fue situada en un lugar espacioso, limpio y de fácil acceso, y con el tiempo se construyó una fuente de hierro fundido y una cubierta que protegiera los agüistas de las inclemencias climatológicas, el tiempo que se cercó con una reja de hierro y se contrató a una persona para que administrara las aguas en vasos graduados a los enfermos.

Para darle una apariencia más acorde con un lujoso aspecto de Gran Hotel, pues se encontraba en el parque de este, se realizó un edificio, proyectado por los Sres. Palacios y Otamendi, con dos partes claramente diferenciadas, una destinada a la fábrica de embotellado y la otra para tomar las aguas. El edificio contaba con una altura de 28 m., con una cúpula de bronce y cristal, con cúpulas achaflanadas y numerosas columnas, y al tener veinticuatro columnas al exterior, seis en cada semicírculo y ocho en su interior.

 Para finalizar, decir que este edificio, pese a su proximidad al Hotel, no se vio afectado por el incendio del 9 de abril de 1973, y en la actualidad se conserva el pabellón en un estado semejante al descrito.

Fotografía- ZACARIAS ABAD.

Blusa – GADO GADO.

Jeans – ZARA WOMAN.

Related Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *